Torrecuadra de los Valles

Cómo llegar

En el extremo del antiguo Ducado de Medinaceli, al norte de la provincia de Guadalajara, a dieciocho kilómetros de Torremocha del Campo, se encuentra Torrecuadrada de los Valles.

Se llega por la A-2, salida 118, carretera GU-928 y GU-913.

 

Historia

Su nombre proviene de la existencia de una fortaleza sobre el río Tajuña, de la cual quedan las ruinas de una de sus paredes, añadiéndose el apelativo «de los Valles» en el siglo XIX, cuando se creó la actual provincia de Guadalajara, a fin de distinguirla, dentro de la misma, de otras poblaciones con la mismo nombre.

Torrecuadrada de los Valles componía la frontera sobre la Marca Media de Al-Ándalus en el siglo XII, un período en el que tanto el rey Alfonso VII de Castilla como Alfonso el Batallador, rey de Aragón, ocuparon los territorios de la actual Soria y Norte de la actual provincia de Guadalajara.

Fundado el Señorío de Molina, en el año 1138, Manrique de Lara, tiene uno de sus extremos en Torresaviñan, con un castillo que es la cabeza de la defensa de sus territorios por el Oeste. Este castillo se apoyaba en una serie de fortalezas menores que fueron las de Torrecuadrada, Torrecuadradilla y Tortonda.

En 1512 el Conde de Medinaceli establece un señorío para su sobrina, Juana de la Cerda, que incluiría los lugares de Torrecuadrada, Alaminos y Renales. El lugar elegido por Doña Juana para su residencia fue Torrecuadrada de los Valles y sería De la Cerda quien otorgase a este lugar el título de villa.

 

Población

La población, a 1 de Enero de 2014, es de treinta y dos habitantes.

 

Festejos

Romería de la Virgen de las Cuevas en mayo.

Fiestas de Verano segundo domingo de agosto.

Fiestas de Santa Bárbara primer domingo de diciembre.

 

Edificios de interés

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Iglesia románica, del siglo XIII, de una sola nave.

La ermita de Santa Ana, del siglo XVI.

La ermita de la Virgen de las Cuevas. Ubicada a cinco kilómetros del casco urbano. En la construcción del embalse de La Tajera fue expropiada y sus restos fueron usados para construir una pequeña ermita, por encima del nivel del embalse. Entre las piedras de la vieja edificación utilizadas para la construcción del nuevo altar, destacan dos cruces templarias talladas en piedra y ubicadas en la nueva fachada. Ambas cruces se encuentran flanqueando la entrada del altar donde se guarda la virgen.

 

Turismo

Desde el lugar se pueden realizar varias excursiones a pie, senderismo hacia el Valle del Tajuña espacio natural incluido en la Red Natura 2000, como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Zona de Especial Conservación (ZEC) o al rebollar de Navalpotro, en terminología popular “El Marojal”, cuyo proyecto ‘Estándares de calidad para la Red Natura 2000 aplicado al plan de gestión del espacio Rebollar de Navalpotro’, ha sido galardonado en 2014, por la Comisión Europea en los ‘Premios Red Natura 2000’, dentro de la categoría ‘Planificación y cooperación transfronteriza’. Igualmente al embalse de la Tajera. Presa de tipo bóveda-cúpula, con una altura de sesenta y dos metros que ocupa una extensión de cuatrocientas cincuenta hectáreas.